·
Después de la manifestación: votación



¡Extraordinaria la histórica manifestación que hemos vivido hoy!. Una tarde que más que otoñal bien parecía de primavera. De primavera que han anunciado los cientos de miles de voces que han acudido de España entera a unirse en un grito unánime contra el perverso crimen del aborto.

Tan entregados estamos todos en esta tremenda lucha que no nos damos cuenta del perverso absurdo que supone. Tener nada menos que salir a la calle para defender que no se mate a seres humanos. ¿Nos damos verdadera cuenta de lo que hacemos?. Que no se mate a seres humanos.. ¿Ha caído el mundo en un abismo tan enorme que la buena gente tiene que poner su empeño y su esfuerzo en evitar el asesinato masivo de seres humanos?.

Hoy hemos leído en una de las cientos de pancartas que se agitaban anhelantes: "Nos llamarán generación asesina". Miramos con desdén a generaciones anteriores que vivieron y fueron responsable de dos tremendas guerras mundiales, y no acabamos de entender que la sangre que cae sobre nuestras conciencias multiplica hasta niveles infinitos lo que otros hicieron y que juzgamos execrable. ¿Como nos juzgarán a nosotros?.

Pero una masiva riada de gentes luchadoras, inconformistas y transgresoras se han unido para mostrar su firme negativa a ser responsables de este crimen mundial. Hoy miles de familias, de mujeres y hombres, de abuelos y niños, han aparcado sus quehaceres y diversiones para pedir la abolición del aborto en un clamor que ya suena casi desesperado en favor de la vida, en demanda de nuestra supervivencia y la de nuestros hijos.

Agradecemos de corazón y de forma muy especial a las personas que tanto han hecho por encuadrar corazones y mentes en esta iniciativa, su esfuerzo que sin duda habrán visto recompensado por el tremendo éxito que ha tenido la convocatoria.

Nos queda, sin embargo, y tenemos que decirlo que toda sinceridad no falta de respeto, un cierto regusto amargo al comprobar que después de pedir un claro compromiso social, cultural y asistencial a todos los convocados en favor de la vida y en contra del aborto, el último y más significado de los oradores, no ha hecho una petición similar para el campo político. Se ha limitado a interpelar a los políticos, los cuales se supone que están donde están porque nosotros los ponemos en dicho lugar. Es por tanto nuestra responsabilidad y no la de ellos el asegurarnos que los que estén lo sean por su compromiso claro, firme y decidido en favor de la vida.

A España vino el aborto por decisión política, cuando no había demanda ni consenso social ninguno. La acción social, cultural y asistencial es clave, pero sin un firme mensaje a los políticos y legisladores, el aborto seguirá presente en nuestra sociedad. Y el mensaje se lo tendremos que dar cada uno de nosotros a la hora de depositar nuestro sobre en la urna, ya que es esta la única ocasión en que graciosamente nos permiten transmitirles dicho mensaje.

Que está jornada épica de hoy no quede en un agridulce recuerdo. Si no quieres aborto, vota por la vida.

1 comentario:

  1. Ya me estáis pasando pegatinas de estas para el coche.

    Abrazo

    ResponderEliminar